NO SOMOS OVEJAS, LOS CUBANOS.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

NO SOMOS OVEJAS, LOS CUBANOS.

Mensaje  osvaldo el Jue Abr 16, 2009 10:52 am

14.4.09
«Quiero que el pueblo de mi tierra no sea como éste, una masa ignorante y apasionada, que va donde quieren llevarla, con ruidos que ella no entiende, los que tocan sobre sus pasiones como un pianista toca sobre el teclado. El hombre que halaga las pasiones populares es un vil.» (*)
José Martí


Yo no sé… pero quizá haya pueblos que para domarlos con medio tirano es suficiente o con la cuarta parte o con tan sólo un octavo de tirano. Yo no sé… Pero otra cosa es domeñar a un pueblo como el mío que lleva en su sangre la de otro pueblo ardiente fundado por Hércules ‒así como Eneas fundó a Roma‒ y que, además, fue mezclado con la estirpe de aquellos nigerianos que, a pesar de su condición de esclavos, siguieron reverenciando a sus dioses del África, ahora sincretizados ‒más bien perfeccionados‒ y en tierra nueva, para burlar al amo católico y venerar en Santa Bárbara ‒patrona del minero que arriesga, entre explosivos, su vida en las minas de Riotinto, allá en Huelva‒ a su bravo y viril Shangó, dueño del fuego, del rayo, del trueno. Y es que eso mismo ‒o más o menos‒ hicieron los griegos frente al avance del cristianismo con la divina Deméter, a quien convirtieron en Santa Demetria. Y desde entonces en Cuba todo el coraje universal se fundió ‒se hizo como ajiaco‒ para fundar a una nación de gente brava. Luego, si todo allí es armónica mistura y conveniencia universal, no hay negros y blancos sino cubanos en Cuba y no hay cultura negra ni blanca sino cubana. Nadie, pues, pudo dividirnos. No somos ni españoles ni africanos. Las heridas del pasado no abrieron grietas en nuestra identidad. El colonizador, con todo aquel poderío imperial y aquel odio, no pudo deshacernos y abrimos los brazos, con amor, a la diversidad y al mundo. En la República, el negrito y el gallego ‒esta vez de emigrante‒ se burlaban de sí mismos ‒se divertían juntos‒ al menos en las escenas de alguna obra en el teatro Alhambra y compartían, de igual a igual, la cuartería y el carromato del carbón; y los dos miraban libidinosamente a la mulata culona. El español no era visto como raza superior ni como antiguo esclavizador sino como alguien de la familia que tiene otro punto de vista menos tropical y más aldeano y a quien amamos a pesar de Weyler y su terrorífico invento de los famosos campos de la Reconcentración, cuando la guerra. El amor nos hizo fuertes y nos dotó de gracia y de espíritu especial. La historia nos sirvió para hacernos invencibles y para construir una república envidiable; aun con sus máculas, como todas las repúblicas. Entonces no hay, en el pueblo que enseñó a bailar al mundo entero y se lució con su prosperidad, docilidad sino vigor, ese que viene del cuero del cabrito y se vuelve tambor y flamenco caribeño y rumba y mambo… y es excelencia que el propio Dios prefiere para su ritual antes que ciertos coros sin gracia y enlutados. El aura de nuestros bailadores se parece a la del guerrero que, ni en sus horas de tregua, ha podido deshacerse de lo tremendo y lo ardiente.
Únicamente un monstruo descomunal. Un hibrido peor que Frankenstein porque lleva el basamento atilano y cuenta, además con el don de la perversa y engañosa labia del autor de El Príncipe. Además tendría que llevar una dosis exagerada ‒triplicada un millón de veces‒ de la crueldad de Mussolini, de Hitler, de Stalín y Ceuscescu. Únicamente el demonio en persona nos podría someter durante medio siglo. Y helo gobernando todavía desde su lecho de muerte. Pero, aun así, me pregunto: ¿nos ha podido someter?
Mejor, presten atención al siguiente cuentecito:
Érase una vez un pueblo que un día bebió los psicotrópicos que ofrecía el entusiasmo de lo nuevo y dejó de ser pueblo para convertirse en turba. Aquél fue el día en que el vecino del vecino se volvió atalaya y sicofante y denunció a su propio hermano porque no quiso probar, del cuerno de la iniciación, la pócima demoniaca y a quien un improvisado comandante que esparcía su halitosis y su bromhidrosis entre los muros del cuartel ordenó fusilar como escarmiento. Aquel mismo día mucha gente comenzó a tener poderes licantrópicos y aullaba su odio y su gana de convertir en presa para su propio menú ‒y para el del jefe de la manada‒ al mismísimo prójimo. Aquella noche ‒porque se hizo de noche demasiado pronto‒ un padre ‒y otro y otro‒ delegó su paternidad ‒y, por tanto, su hombría‒ en los funcionarios paternalistas del Ministerio de Educación y en los segundones del Ministerio del Orden Interior. Entonces fue cuando la mesa de comer se trocó en el tablado donde la mujer de la familia taconeaba su queja y el hambre de sus críos. Y la casa ya no era el hogar sino la mera barraca de famélicos esclavos o el corral donde, transformados en cerdos, los miembros de la grey vivían con la boca abierta, como pichones en el nido, a la espera de aquella prorrata de sancocho que el amo ‒el gobierno‒ les traía cada vez con menos frecuencia y con más frugalidad y veneno.
Érase un ogro que apretaba más y más la cuerda en el cuello de los lugareños. Sentado en su poltrona de bandido y monarca, gobernaba muy confiado en que la última ley ‒todavía más cruel que las anteriores, y más cercenadora de las libertades y las economías‒ por fin habría dejado tullido a cada uno de los parroquianos. Pero algo fallaba. Fue por ello que se le ocurrió aquel dicto que reducía a loa ciudadanos a la más baja categoría humana. Lo decretado, pretextando el acoso de los enemigos del reino, instauraba un estado de excepción y una economía de guerra, con lo cual la gente quedaría sin espacios dignos ‒ni siquiera una hendija‒ para andar o gritar y sin ninguna posibilidad de gestión propia. Dicen que el ogro tenía un espejo mágico, como aquel de la bruja del cuento de Blanca Nieves al que todos los fines de año interrogaba: «Dime, Espejo Mágico, si todavía respiran y cantan y bailan mis súbditos y si sobreviven al pan de espuria harina y a la cadena que les puse en el pecho.» Y el Espejo siempre contestaba: «Sí, sobreviven… y evaden tu ley y continúan simulando que te veneran y te siguen; pero, en verdad, se burlan de ti y consiguen de todas formas vestido y bocado y se las han ingeniado para crea, una economía clandestina y alterna. Y no cejan en el empeño de trascender y esconden el miedo, aunque lo tengan. Pero nadie se apaga definitivamente, nadie acepta doblegarse ante la inopia y el terror. Y no, no dejan de bailar y de cantar y de dibujar en las paredes blasfemantes referencias a ti o pintan dazibaos cada vez más subversivos. Creo que no les basta con tus escarmientos en el pelotón de fusilamiento o en tus ergástulas.» Y, al otro año, volvía y preguntaba lo mismo: si su poder funcionaba y si ya había logrado vencer la voluntariedad y el espíritu creador de tantos hombres y mujeres, que resistían en silencio y no dejaban de ser lo que querían ser ni pensar lo que querían. Y siempre el espejo contestaba: «Persisten, Ogro… persisten en hacer uso de su libertad interior y de sus habilidades para reconstruir lo que tú destruyes y continúan adorando, en secreto, a los dioses que tú decretaste como paganos y ofensivos. Todavía los niños siguen creciendo y pensando con su propia cabeza, a pesar del techo tan bajito que impusiste en cada casa y escuela y de tu capricho de obligarlos a usar una gorra de hierro exageradamente ajustada. Insisten en comunicarse con el resto del mundo, aun cuando ordenaste matar a todas las palomas mensajeras y confiscar todos los megáfonos. De todos modos, hablan lo que quieren y con quien quieren, deshaciendo en la noche los nudos y las mordazas que mandaste a ponerles en el día y hasta logran viajar a los sitios prohibidos; a pesar del cerco alrededor de la ciudad y del hundimiento de todos los barcos y de la destrucción de todos los ferrocarriles y buses y carruajes. No… ya no dan abasto los agentes secretos y la policía y están que no cabe uno más en las cárceles y los subterráneos.»
Y el así el ogro preguntó a su espejo durante más de cincuenta años. Cada fin de año firmaba leyes aún más duras y más prohibitivas; pero los vasallos, de todas formas, lograban renacer, resurgir, emerger, resolver, encontrar alternativas, grietas para ver la luz y respirar mejor aire. Los súbditos del bandido y monarca, aun debajo de la bota, cuando ya parecían definitivamente aplastados, lograban recuperarse, vivir a toda costa ‒como fuese‒, hacer y deshacer, hablar, seguir andando. Eran hombres y mujeres invencibles.
Y murió sin vencerlos, el ogro, junto a su Espejo Mágico.

http://jovenprcuba.blogspot.com/

Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven @ Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven

osvaldo
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.